Después de los pre-filtros, en el aire aún están presentes aerosoles de aceite, vapor de agua y partículas menores a 5μm de tamaño. Como vimos anteriormente, conforme el aire fluya a través del sistema de aire comprimido, al bajar su temperatura, se generarán condensados.

Con el tiempo, estos condensados conducirán a costos significativos debido a la corrosión de las tuberías, y en el peor de los escenarios hasta podría presentarse la congelación de las mismas. La interfaz agua-aceite del compresor también favorece las condiciones para propiciar la colonización bacteriana.

Es más fácil y seguro detener el crecimiento de los microorganismos que atraparlos después de este suceso. La forma más común para reducir la concentración de agua-aceite es mediante el empleo de secadoras.

Leer más en http://donaldsonlatam.com/blog-donaldson/filtracion-aire-industria-alimentos
Conozca nuestros productos para la filtración de alimentos y bebidas
www.htfi.com.co

Share This